martes, 10 de mayo de 2011

Bizcocho oscuro de chocolate (apto para tartas fondant), tartas tacón para el día de la madre y una reflexión...


Buenas!! Esta semana estoy de descanso "tarteril" por fin. Llevo una temporadita muy cansada y estresada con el tema de las tartas, y me gustaría saber si a vosotras, también LOCAS DEL FONDANT, os ha pasado esto en algún momento. Las que hacéis tartas fondant me entenderéis. Estas tartas tienen mucho trabajo, hay que dedicarles muchas horas, y hay mil factores que pueden ponerse en tu contra, empiecen a surgir inconvenientes y tardes todavía más tiempo en terminarlas. A esto hay que añadirle que para hacer este tipo de tartas tienes que hacer un inversión económica bastante importante en materiales, ingredientes, etc. No sé si la gente que ve estas tartas y les gusta, y se plantean comprar una y deciden preguntar el precio, se han parado alguna vez a pensar en todo el trabajo y dinero que llevan detrás este tipo de tartas (cosa que por otra parte no tienen por qué hacer, está claro). Supongo que a todas os habrá pasado: alguien ve tus tartas, le encantan, se entusiasman, te llaman o te mandan un email para preguntarte cuánto le saldría su tarta, y cuando le contestas, les parece caro y al final no te la piden. Tengo que ser sincera, sé que no cobro muy caras mis tartas si comparo precios con otras compañeras de hobby, por diversas razones: por un lado, hay algunas con las que no puedo competir, son unas artistazas y no estoy a su mismo nivel; y por otro lado, hay ciudades en las que puedes cobrar 100€ por una tarta de éstas porque hay un público mucho más amplio que en zonas pequeñas como Cádiz, que para colmo, tiene uno de los índices de paro más altos de España, y ya es decir... Hasta ahora, por suerte, no me he encontrado con nadie que me haya hecho ningún comentario ofensivo ni mucho menos por el precio de mis tartas, no quiero que penséis que me ha pasado nada desagradable con nadie. Incluso hay gente que al encargarme una tarta me ha comentado que las cobro más baratas que otra gente a la que había preguntado, así que no me estoy quejando en este sentido. Lo que quiero plantear es que, al menos yo, no me atrevo a pedir por mis tartas lo que podrían costar en otras circunstancias, entre otras cosas porque no es mi principal fuente de ingresos, ni mucho menos, tengo mi trabajo y esto lo considero un hobby (aunque evidentemente saco un mínimo beneficio de mis tartas, claro), y porque sé que si las cobro más caras, no me las encargarían porque la gente no puede gastarse ahora mismo tanto dinero en tartas. A esto hay que sumar que muchos de mis pedidos son para amigos y familiares, por lo que el precio, inevitablemente, al final baja.
Lo que quiero decir con esto en definitiva, es que en este año y poco que llevo haciendo tartas, si hago balance, económicamente no he sacado mucho beneficio. Para los que nunca habéis visto cómo se hace una tarta fondant, os explico un poco el proceso y lo que se necesita para elaborarlas, para que os hagáis una idea:

Empezamos con la bandeja de presentación: las mías son de corcho, desde hace algún tiempo ya, forradas con goma eva. El corcho lo compro en una tienda de bricolaje que está en Jerez, es decir, que cada cierto tiempo, Gonzalo (que es el que hace todas las compras, el pobre) tiene que acercarse a Jerez a comprarlas (a unos 15 km, creo, de donde vivo). La goma eva me la compra mi hermana en Sevilla, porque en El Puerto no la he encontrado, y a ella le pilla muy cerca de su trabajo. Así que de vez en cuando, le encargo unas cuantas de todos los colores. A esto hay que sumarle la cola, un cortador de corcho que compré para no llenar la casa de bolitas (me lo compró mi cuñado en Madrid), lazos. Ah, y por supuesto, papel celofán, que es con lo que se envuelven estas tartas para entregarlas. Gonzalo ya es amigo de la dueña de la papelería de mi barrio, la pobre le pide a sus proveedores muestras de papel decorado, puntitos de todos los colores, lazos, etc. Aquí ya hemos invertido dinero y tiempo.
Con las tartas entrego siempre tarjetas de visita que me he hecho a través de internet, con una imagen prediseñada, para que no salieran muy caras, pegatinas haciendo juego con las tarjetas, para pegarlas en las bandejas, y otras tarjetas que me diseñó una amiga, a juego con el blog, que también diseñó ella, donde explico los sabores de la tarta, cómo se conserva, aviso de algún elemento no comestible, etc. Más tiempo, más dinero...

Vamos ahora con los ingredientes de bizcochos, almíbar y rellenos. Todas las semanas, el lunes o el martes, Gonzalo y yo nos sentamos y vemos las tartas que tenemos para esa semana. Calculamos raciones (algo que a mí me sigue pareciendo dificilísimo), diámetro de los moldes que voy a utilizar para cada bizcocho, cantidad de receta necesaria adaptada a cada molde. Y calculamos ingredientes. Hay semanas que tenemos que comprar 3 docenas de huevos, dos kilos de chocolate negro, otro tanto de harina, margarina, mantequilla, chocolate blanco, aceite de girasol, azúcar, levadura, nata, etc, etc. Ah, y comprobar si tengo suficientes palillos. Y brochetas y cañitas para utilizar como pilares. Y bandejas para poner bajo cada bizcocho. Y papel de horno. Papel film. Papel aluminio. Muchas veces pienso en qué pensarán las cajeras del mercadona cuando ven a mi pobre Gonzalo con toda esa cantidad de ingredientes reposteros, jejeje. Hay muchas semanas en las que me doy cuenta de que me falta algo imprescindible cuando ya hemos hecho la compra, y tengo que mandar a Gonzalo corriendo a comprar a última hora. Gonzalo tiene ya controlado en qué supermercado de mi cuidad encuentra más barato o de mejor calidad cada ingrediente, así que cada compra le obliga a visitar varios establecimientos.

Después hay que comprar el material sugar craft. Fondant, ingredientes "raros" que no encuentras en super españoles, herramientas, colorantes, etc. Es cierto que muchos de estos materiales son duraderos, como los colorantes, que al menos a mí me duran casi todos los colores desde que los compré el año pasado, y tienen una caducidad bastante amplia, por lo que haciendo una inversión al principio, tienes asegurada la mercancía bastante tiempo. Las herramientas como cortadores, marcadores, estecas, cuter, etc, son también productos no perecederos, una vez que los compras, a no ser que se pierdan o deterioren no tienes que volver a comprarlos. Pero hay taaantos en el mercado, que cada semana se te crea una nueva necesidad. Todavía no sé cómo era capaz de hacer una tarta al principio, cuando casi no tenía materiales. A medida que vas perfeccionando tu trabajo, vas necesitando más materiales. Y son caros. Todos son importados, así que son caros. Y eso que no soy compradora compulsiva de estos productos, como sé que sois algunas, eeeehhh, jajajaja, me encanta ver todos los nuevos materiales, pero hasta que no me surge una tarta en la que tenga, o pueda utilizarlos, no lo compro, entre otras cosas porque no nos sobra el dinero precisamente.  Tengo la suerte de vivir cerca de Rota, donde vive Megasilvita, que como la mayoría sabéis, tiene una tienda online de todo lo que se necesita para hacer estas tartas, así que cuando compro algo, Gonzalo se acerca a Rota a buscarlos y así ahorramos los gastos de envío. Aún así, si hiciera cuentas de lo que llevo gastado en estos artículos, me entrarían escalofríos... (la de lámparas y cortinas que podría haber comprado para mi casa con ese dinero, maadre...)
El azúcar glas lo compro en Gibraltar, tiene mucha mejor calidad que la azúcar española, con diferencia, y me sale bastante más barato que en otras tiendas (unos 1.80€ el kg, dependiendo de cómo esté la libra).

El día que me pongo a hornear, me paso varias horas en la cocina. Primero preparo los moldes forrándolos con papel vegetal Lo prefiero al spray desmoldante por el simple hecho de que así puedo subir las paredes del molde y hornear bizcochos altos sin necesidad de hacer dos. Evidentemente tardan mucho más en hornearse, pero me sale más rentable que hacer una receta, esperar a que se hornee, hacer otra receta, esperar a que se hornee, y entre uno y otro, friega thermomix, espátulas, bol, etc. Prefiero hacer bizcochos altos de una vez y punto ( eso sí, bizcochos altos sí o sí, las tartas fondant sólo me gustan con bizcochos altos, con los bajos para mí pierden todo el encanto, no lucen). Mientras voy horneando, preparo los rellenos, los almíbar. Ese día mi cocina se llena de olores, pero también de cacharros sucios, el lavavajillas no para, la encimera llena de chocolate, la thermomix echa humo. Después nos tiramos una hora limpiando la cocina, claro. ¿Sabéis cuánta luz consume un horno? Muchísima. Mi factura de la luz se ha incrementado bastante desde que hago tartas.


 Al día siguiente, mínimo dos días antes de tener que entregar la tarta, me pongo a modelar. Antes, me he pasado varias horas, a veces muchas, demasiadas, buscando ideas por internet para la tarta, en vuestros blogs, en páginas americanas, en páginas australianas, inglesas, etc. Hay veces que me piden cosas que me dejan liralmente en blanco. Un uniforme de gala de la marina: a buscar ideas en internet. Un tanque militar: a buscar... Cómo se hace una rosa en fondant? Horas viendo videos, la mayoría en inglés, tutoriales de modelaje, de montaje de tartas y un gran etc! Preparo la masa, y la dejo actuar un poco para que el CMC actúe y la masa tenga la consisitecia y elasticidad adecuadas, algo que a veces se convierte en misión imposible por la humedad que hay en Cádiz. Cuando tengo que modelar, pongo en mi mesa del salón mi hule de las tartas, y allí despliego todo mi arsenal, lleno el salón de cacharritos, y con el portátil delante para no perder la idea, la inspiración de lo que quiero hacer, me paso mínimo tres horas, a veces 5 ó 6 haciendo muñequitos, figuras, flores, lo que sea. Y nunca había hecho nada de esto en mi vida!!! Hay veces que me sale mal, y tengo que volver a empezar. A veces son las 2 de la mañana y sigo plantada en la mesa con los ojos rojos terminando un muñeco. Y puede que a la mañana siguiente tenga que trabajar, y llegue al trabajo con cara de muerta y todos me pregunten que qué me pasa que tengo mala cara.

El día antes de entregar la tarta, la monto. Antes de nada, preparo la bandeja. Corto el corcho, lo igualo, corto la goma eva, la pego al corcho. Le pego también el lazo o lo que haya elegido para embellecer los laterales. Después cojo las bandejas de cartón de repostería y las corto al tamaño de los bizchos que tenga que utilizar. Ahora toca preparar el bizcocho para cubrirlo con el fondant. Primero torneo el bizcocho: le quito la chepa, lo nivelo, le limo los laterales para dejarlo lo más liso posible. Lo lamino. Lo voy calando con el almíbar y rellenándolo. Lo cubro con el frosting elegido. Lo meto unos minutos en la nevera para que asiente un poco el relleno, así mientras voy limpiando todo rastro de migas o rellenos de la encimera, para que al estirar el fondant todo esté limpio, limpio.
Ahora toca cubrir con el fondant. Primero calcular la cantidad que vas a necesitar para el bizcocho en cuestión, algo que me sigue costando calcular (calcular no es lo mío, lo sé...) Para no pillarme los dedos, siempre cojo más cantidad de lo que creo, prefiero que sobre que no que falte. Después toca teñir del color elegido. Desde que hago tartas, tengo una contractura en el hombro derecho que nunca mejora porque siempre estoy amasando algo.  El fondant hay que amasarlo mucho para que quede perfecto, y no salgan grietas, burbujas, etc. Estiro el fondant. Este paso para mí es el que asegura el éxito de una tarta. Un buen bizcocho, alto, liso, bien nivelado, bien forrado con el fondant bien amasado, sin grietas, sin roturas y sobre todo sin pliegues en el filo, hace que una tarta tenga un acabado profesional. Para esto, para mí es necesario que el fondant tenga un grosor medianamente alto. Si lo pones muy fino, se notarán las capas del bizcocho, cualquier desperfecto que pueda tener.

A partir de aquí empieza la parte más divertida, decorarla. Claro está, si no te queda una hora para entregarla, y tienes aún dos tartas más para terminar ese mismo día. Por cierto, cuándo celebra la gente sus fiestas? Los fines de semana, claro. Pues yo trabajo en una tienda. Un gran almacén de artículos deportivos. Y claro, los días fuertes son los viernes y los sábados. Y son los dos días en los que suelo trabajar más horas, pues tengo una jornada irregular. Así que hay fines de semana en los que trabajo el viernes por la tarde, salgo a las 22.30, me lío con las tartas hasta las 2 de la mañana, a veces más. Y el sábado trabajo, a veces por la mañana, en cuyo caso madrugo y al llegar tengo que ponerme a acabar las tartas corriendo, a veces sin comer; y otras trabajo por la tarde, en cuyo caso madrugo, me pongo a acabar las tartas, me voy al trabajo muchas veces sin comer. Es muy estresante acabar las tartas así, siempre con prisas, con la casa desordenada porque no tengo tiempo de ir recogiendo.

Cuando termino de decorarlas, toca envolverlas. Hago un paquetito con varias tarjetas de visita, por si las quieren repartir en la fiesta, las ato con un lacito o cinta y las pego a una parte de la bandeja. Envuelvo la tarta con el papel celofán, le pongo el lazo. Le pongo también la tarjeta donde explico sabores, etc. Ahora sí la tarta está lista, sólo queda esperar a que vengan a por ella o llevarla si he tenido que quedar en otro sitio.

Y después, seguir si tengo más tartas que entregar (hay semanas que he tenido hasta 4) y sobre todo...LIMPIAR todo lo que he ensuciado: cocina, por supuesto, salón, recoger fondant, colorantes, materiales. Limpiar de azúcar todas las herramientas, guardar cada cosa en su sitio. Hace varios meses tuve que acondicionar una habitación de mi casa para guardar todo el material de las tartas. Se llama el cuarto de las tartas, y casi siempre, está desordenado... Aunque tengo una mesa de trabajo allí, casi siempre prefiero trabajar en el salón para poder hacer un poco de vida con mi pareja, porque si no, casi no nos veríamos...

En definitiva, para hacer una tarta para celebrar el cumple de alguien, un bautizo, aniversario, etc, invierto DINERO, TIEMPO, HORAS DE SUEÑO, ESTRÉS, TIEMPOS DE COMIDA, TIEMPO SIN ESTAR CON MI FAMILIA, CON MIS AMIGOS, ESFUERZO EN GENERAL.

Después de soltaros todo esto, y de pensar últimamente mucho sobre este tema, hablarlo con amigos, familia y pareja, tengo que deciros que he llegado a la conclusión de que HAGO ESTO PORQUE ME GUSTA. Realmente el único beneficio que saco de esto es la satisfacción que da ver la cara de la gente cuando ve las tartas, que te manden un email para contarte lo buena que estaba y lo que le gustó a la gente. Me gusta la repostería, me gusta hacer tartas, me gusta que mi trabajo le guste a la gente. Y sé que es lo mismo que os mueve a todas las LOCAS DEL FONDANT, porque aunque haya diferencia de precio entre unas y otras, por las cuestiones que sean, el trabajo es el mismo para todas. Creo que las que nos dedicamos a esto, de manera profesional o como hobby, tenemos algo en común: paciencia, capacidad de sacrificio ( a nuestro nivel, claro) y pasión por lo que hacemos, pues si no tenemos estas cualidades, no podríamos dedicarnos a esto. La mayoría de nosotras trabajamos fuera de casa, muchas tenéis niños (de verdad os admiro!!!) y esto precisamente no da un beneficio económico como para hacer que sólo por esto merezca la pena. Hay algo más...

En fin, que después de soltaros todo este rollo (si os saltáis lo anterior os entenderé perfectamemte, jajaja, pero necesitaba soltar este rollo), tengo que deciros que al menos por esta semana, me cojo vacaciones reposteriles. El miércoles empieza la feria de El Puerto, y necesito pasar tiempo con mis amigos, divertirme y despejarme, para volver luego con ganas a la carga. A partir de ahora, intentaré coger sólo un pedido a la semana, pues no me gusta trabajar con tanta presión y además no da tan buenos resultados, sobre todo porque me estaba dando ya problemas de salud, que tanto estrés, comer a deshoras, dormir poco no es bueno y pasa factura.

Y  para compensaros por todo esto que os acabo de soltar, os dejo una receta recién descubierta que ha sido un regalo para mí, amante del chocolate de toda la vida. Hace un tiempo veo una tarta por todos sitios, en facebook, en youtube, en blogs extranjeros, en revistas, etc. Desde que la vi, me enamoré, y sé desde entonces que esa tarta, TENGO QUE HACERLA. Es preciosa, con un toque romántico, vintage, como de Maria Antonieta, es sencilla pero al mismo tiempo elegante...lo dicho, me he enamorado de esta tarta. Un día, Bea de el rincon de bea compartió en facebook un enlace de una chica que la había hecho, preciosa le había quedado, precioso el blog, preciosa la foto (como envidio esas fotos tan profesionales de algunos blogs, dios mío! es una de mis asignaturas pendientes), y de repente, leyendo el post (bueno, leyendo lo que entendía, está en inglés) apareció la foto del corte. Y qué corte!!! En ese momento no supe si me gustaba más la tarta entera o ese trozo perfecto, con un bizcocho negro, negro, con un relleno blanco, blanco, muy apetecible. Bueno, os pongo ya el enlace para que lo veais que me imagino que estaréis en un sinvivir, jajajaja: http://sweetapolita.com/2010/11/rich-ruffled-chocolate-celebration-cake/... A que es una preciosidad todo????? En fin, que lo vi, y supe que tenía que hacerlo. Y como la semana pasada fue el cumple de mi hermana, y el día de las madres, pues decidí probar el bizcocho, aunque no la decoración (todavía!!!!). Y tengo que decir que es el MEJOR BIZCOCHO DE CHOCOLATE QUE HE PROBADO HASTA AHORA) Queda un bizcocho súuuper sabroso, esponjoso, húmedo, con una miga perfecta, casi se deshace en la boca, y al mismo tiempo, lo suficientemente firme para tartas fondant. Vamos, que a partir de ahora va a ser mi bizcocho de chocolate de cabecera. Es mucho menos pesado que cualquiera de los bizcochos que he probado hasta ahora (exceptuando el bizcocho pastelero, que no lleva ni mantequilla, ni margarina ni aceite, y que es casi todo aire, muy socorrido, está rico, queda muy bien al hornearlo porque sale perfectito, listo para laminar, pero para mi gusto demasiado "soso", muy de pastelería industrial, no sé si me explico...). En fin, que os lo recomiendo de todas, todas, incluso para comerlo solo. Aunque si queréis disfrutarlo de verad, podéis probar la combinación que elegí para las tartas del día de la madre que podéis ver abajo: almíbar de chocolate, canela y café, relleno de una mezcla de ganaché de chocolate negro mezclado con dulce de leche casero. Estaba exquisito! Realmente es un bizcocho que acepta cualquier tipo de combinación que os guste con chocolate.

Voy con la receta! Como podéis ver en el enlace, la receta está en inglés, aunque a poco que hayamos investigado un poco en los blogs de nuestras compis anglosajonas, se entienden perfectamente todos los ingredientes. Yo que no practico inglés desde el instituto, la entendí perfectamente. Eso sí, vienen las medidas en tazas. Para mí estas medidas son un poco traicioneras, donde se pongan los gramos y una báscula digital bien precisa... Pero hice la receta la primera vez con mi juego de tazas y fui pesando los ingredientes, los anoté al lado de la receta. Y como me salió exquisito, ya siempre lo hago con las medidas en gramos de la primera vez que lo hice. Y así, tal cual, os la pongo:

Ingredientes:

-370 gr de harina común
-390 gr de azúcar granulada
-60 gr de cacao puro (* yo valor, aunque hay marcas de mucha más calidad, pero nunca las he probado)
-2 cucharaditas de bicarbonato
-1 cucharadita de levadura
-1 cucharadita de sal
-2 huevos (*yo xl)
-250 ml de café negro (*yo expresso descafeinado, muy fuerte)
-125 ml de aceite de girasol
-240ml de buttermilk
-1 cucharada de extracto de vainilla

Precalentamos el horno a 180º. Preparamos los moldes forrándolos con papel vegetal. Tamizamos y mezclamos bien todos los ingredientes secos (harina, azúcar, cacao, bicarbonato, levadura, sal). En otro bol, o mejor en un robot de cocina, batidora, etc, mezclamos los ingredientes húmedos. El café no importa si está caliente. No hace falta batir a mucha velocidad, sólo hay que mezclarlos bien. Ahora vamos añadiendo a cucharadas, poco a poco y a velocidad media, los ingredientes secos que teníamos reservados. Mezclar bien todo durante dos minutos. Verter la mezcla en los moldes y hornear hasta que al pincharlo salga limpio (esto ya sabéis cómo va, cada horno es un mundo, tienes que ir controlando el tuyo, y sobre todo, no abras el horno los primeros 35 minutos!!!)
He de decir que a mí no me sale tan negro como el original, supongo que será por la calidad del cacao, pero sale taan bueno, que no me importó...
A los que os guste el chocolate, os recomiendo que lo probéis. Y a los que no os guste el café, tengo que deciros que el bizcocho NO SABE A CAFÉ, el café sólo intensifica muchísimo el sabor del caco, es el bizcocho de chocolate con el sabor más intenso que he probado hasta ahora.

Os dejo las fotos de las tartas que hice el día de la madre para mi madre y mi suegra, las dos igualitas. Y las dos están hechas con este bizcocho. Os gusta mi diseño de zapatos? A las dos les gustó mucho, tanto por fuera como por dentro!

Y aquí un mini bizcocho que hice con lo que me sobraba de masa al hacer un copete para una tarta que hice el sábado. Me gusta tanto este cake, que en vez de adaptar la receta para el molde pequeño, la hice entera y hornee otro bizcocho para quedarme en casa. Lo bañé con almíbar de chocolate al que añadí una buena taza de café negro, y lo rellené con lo que me sobró de una buttercream suiza con chocolate blanco. El bizcocho no está torneado ni nada, porque era para comer en casa, así que el pobre no sale muy guapo, pero quería enseñaros el corte. Espero que os guste!!!!


Y ya acabo la que creo que ha sido la entrada más larga que he hecho desde que tengo el blog...jejeje. Entenderé que no hayáis llegado a leerla entera, pero a las que lo hayáis hecho, me gustaría conocer vuestra experiencia en este aspecto, si realmente esto que hacemos y a lo que dedicamos tantas horas, renunciando a hacer otras cosas, merece la pena... 
Mi conclusión ya os la he contado más arriba, a pesar de los pesares, hago esto porque me gusta, y aunque a veces pueda conmigo, y esté agotada, y me plantee dejarlo, creo que una vez que entras en este mundo, ya no puedes dejarlo... Lo hago porque me gusta.

Os veo después de feria!!!!

40 comentarios:

  1. HOla Rosaura, me encantan tus tartas!! me quedo por aquí para conocerte mejor, besos

    ResponderEliminar
  2. No podrias haberlo expresado mejor. Cuidate mucho y descansa que en unos dias te entrara el "mono" del fondant seguro.
    Un abrazo
    :-)

    ResponderEliminar
  3. Holitas Rosaura.

    Me he leído todo el post y te comprendo perfectamente, en cada cosa que has escrito veo reflejada algo de mi historia personal.

    Eso del cansancio, el tener todo por todos lados, el buscar que quede perfecta y que encima te digan que es caro, es porque mucha gente no se da cuenta de todo lo que hay detrás de una tarta decorada.

    Yo he llegado a oír "en Mercadona las consigo 4 veces mas baratas" y yo pienso... ¿en Mercadona tendrían una persona para que modele durante 5 o mas horas, haga un bizcocho especial, un relleno y un almíbar especial, un diseño exclusivo para una sola persona? jeje no lo creo.

    Es verdad, hacemos esto porque nos gusta, porque es una pasión que está en el corazón, sinembargo, hay que valorar nuestro trabajo, sea hobbie o no, porque no se puede perjudicar el mercado. Si una acepta hacer una tarta mas barata, está consiguiendo que la gente piense que efectivamente no es tanto esfuerzo el que se hace y que no deberían valer tanto... entonces quienes nos dedicamos exclusivamente a esto tenemos las de perder porque quizás no tenemos otra entrada económica y te pones a mirar por ahí y luego ves que primero te llamaron a ti porque vieron que tu trabajo es bueno, pero llegan a otra que cobra mas barato y encuentras tu idea de tarta (que salió en la conversación con el cliente quien te pidió ideas) en otro blog, te sientes desanimada, infravalorada y sobretodo triste y engañada.

    Yo disfruto muchísimo con lo que hago y me encantaría que cada quien siempre valore lo que hace porque así todos salimos ganando.

    Un besito enorme y gracias por compartir tanto tus pensamientos como tu receta que se ve buenísima!!.

    Otro besito,

    Wyny
    http://corazonyazucar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Hola Eneri!! Bienvenida, guapa! Me encanta tenerte por aquí! Gracias y un besazo!

    El tartero Real: Muchas gracias, sé que todos vais a sentiros identificados al menos un poquito... Espero que este bajón sea pasajero, me lo voy a pasar muy bien en la feria y volveré con las pilas cargadas!!! Un beso!!!

    Winy:Muchas gracias por leerme y compartir tu experiencia. Tienes toda la razón, las primeras que tenemos que valorar nuestro tiempo y trabajo deberíamos ser nosotras. Y un problema añadido que veo a este oficio es que en España no está profesionalizado, de momento, por lo que entiendo perfectamente que las que os dedicáis profesionalmente a esto, os encontréis con muchos obstáculos, algunos causados por las que empezamos en esto de manera casera. También me gustaría explicar que desde hace un tiempo, mi economía familiar, al igual que la de muchísima gente, se ha visto muy afectada por el paro, la hipoteca, etc, y cuando empecé a hacer esto, lo consideré como una fuente de ingresos extra. Pero el balance económico que he hecho de este año, no ha sido tan positivo como la gente se piensa cuando les dices el precio de estas tartas. Ojalá llegue el día en que en España sepan valorar este trabajo, y no lo comparen con las tartas del mercadona. Una reflexión: si cobráramos la hora al precio que lo cobran las señoras que limpian en casas... a cuánto tendríamos que cobrar las tartas? Al igual que las señoras que limpian, nosotras invertimos tiempo y dinero, eso añadido a que no todo el mundo hace lo que hacemos... En fin, como te he dicho antes, tienes toda la razón! Un beso!!!

    ResponderEliminar
  5. Bueno, sin palabras, tienes más razón que un santo en todo lo que dices, todo todo. Pero no nos queda otra que aguantarnos, todo por este gusto por el fondant...
    las tartas de las madres preciosas chica, que zapato más bonito, y el bizcocho..., puf, me relamo solo de mirar la receta... habrá que probar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Desde luego tienes toda la razón del mundo. Hace poco que he descubierto el mundo del fondant y todavía estoy aprendiendo. Me falta mucho por experimentar y ensayar pero por lo poco que sé, tienes toda la razón del mundo.

    Por ahora sólo he hecho tartas para la familia, por entretenerme y sorprender a mis padres, pero si tuviera que cobrarlas, bien se que no me merecería el esfuerzo. Muchas gracias por compartir tus ideas y tus experiencias! Besos

    ResponderEliminar
  7. Tómate unas vacaciones que falta te hacen, relájate y aléjate del azúcar!
    Crisis como la tuya yo creo que hemos tenido todas. Estas tartas llevan un trabajo tremendo y la gente, no toda, no lo sabe valorar.
    Esto es un capricho, y quien lo quiera, lo lógico será, que pague por él.
    Es muy gratificante hacer una tarta, pero también puede llegar a ser tremendamente estresante.
    ...Y no te de apuro cobrar por tu trabajo, no puedes sacrificar "tu vida" para que otra persona se de el gusto de poner en su mesa una tarta tuya, con 10 horas de trabajo por 50 €, eso no puede ser!
    Si mucha gente no valora este trabajo en su justa medida, habrá que buscar a quien sí lo haga, y si en lugar de hacer 3 tartas a 30 € cada una, hacemos una por 90, pues seremos mas felices y trabajaremos mas a gusto ...y se cobrará un precio mas acorde a lo que realmente vale una tarta de estas.
    No te aburro mas!
    un abrazo y disfruta de la feria!
    Pilar

    ResponderEliminar
  8. Hola Rosaura,no hace mucho tiempo yo tambien hice una entrada en mi blogs con todos los pasos para crear una tarta,las que estamos metidos en este mundo,somos los que mejor te comprendemos.
    Yo tuve un tiempo de no parar y eso pasa factura,te estresas demasiado y ya no piensas ni con claridad ,sabes lo que me digo yo aveces,pero quien me manda a mi,meterme en estos lares,porque como tu muy bien dices,el tiempo que tenemos libre,lo dedicamos a las tartas.
    Nosotros hemos optado por cojer menos trabajo,prefiero hacer poquitas pero a mi gusto y no agobiarme tanto.
    Asi que si te sirve de consuelo creo que todas pasamos por ahí,pero la respuesta es la misma,adoramos este mundo y eso es lo que nos mueve estar en el.
    Y sobre todo ver las caras de las personas que las reciben,creo que de alguna manera o otra le regalamos un trocito de felicidad,no crees.
    Besitos guapa,no tardara mucho en que todo esto tome otro nivel como en otros paises.
    Ahí se me olvidaba las tartas preciosas y el bizcocho tengo que probarlo.

    ResponderEliminar
  9. Marga: muchas gracias, ver que vosotras también os sentís u os habéis sentido así en algún momento me reconforta de alguna manera, es como si me sintiera arropada... Me alegro de que te gusten las tartas, y el bizcocho pruébalo, que seguro que te encanta!!!

    Aprendiz de repostera: así empezamos todas....jajaja, ya verás, esto es como una droga, cuando entras, es muy difícil dar marcha atrás porque engancha, pero al mismo tiempo, agota. Muchas gracias por tu apoyo y tus palabras. Un besazo!

    Pilar: Tienes toda la razón del mundo. Mi familia me ha dicho muchas veces palabras como las tuyas. No sabes la de veces que he pensado haciendo una tarta: ojalá pudiera hacerla más tranquila, habría disfrutado mucho más haciéndola, le habría puesto muchas más cosas, y sobre todo, habría trabajado sin estrés. Mi propósito desde luego es coger sólo una tarta a partir de ahora, creo que ya lo necesito hacer por salud. Muchas gracias por tus palabaras, viniendo de gente como tú que lleva tanto tiempo en esto, es muy importante para mí. Un besazo!!!!

    Flora: Sí! Ahora me acuerdo de tu post, de hecho creo que incluso te lo comenté. Te entendí perfectamente en aquel momento, pero ahora tu experiencia cobra una importancia especial para mí. Creo que ahora mismo he llegado a mi límite y lo más sensato es seguir tus pasos, coger menos tartas y disfrutar de verdad haciendo esto tan bonito que podemos hacer. Te digo como a Pilar, viniendo de gente como vosotras que lleváis tanto tiempo en esto y tenéis más experiencia, te agradezco mucho tus palabras. Me alegro de que te gusten las tartas y haz el bizcocho, verás como te gusta!!!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Rosaura, como dicen otras compañeras qué identificada me siento contigo.. he tenido épocas de estar completamente agobiada y decir de no hacer más tartas, de hecho en muchas ocasiones he tenido que decir que no podía hacerlo, aún sabiendo que durmiento algunas horas menos sí habría sido posible.. he estado muchas semanas sin poder salir de casa, después de llegar de mi trabajo habitual encerrarme en la cocina y a hacer tartas, incluso muchas veces todo (rellenado, bandeja, modelado, decoración) en una misma tarde, o incluso dos tartas en una misma tarde y acabar a las dos de la mañana y levantarme, claro a las seis, por suerte he cogido velocidad ;-).. en resumen muy cansado y muy estresante.
    Como tú, normalmente hago tartas para familiares, amigos y compañeros del trabajo, pero el boca a boca hace que te conozca muchas más gente claro... así que al final cobro algo menos a quién quiero y más a quienes no conozco, porque ya me he "pillado" los dedos en más de una ocasión.. de todas maneras considero que no soy competencia ya que una compañera del trabajo o una amiga me va a pedir a mi la tarta y no a otra persona...
    Besitos guapa y descansa.. aunque ésto es adictivo, verás como enseguida lo echas de menos ;)
    Besossss, ah.. y preciosas las tartas!

    ResponderEliminar
  11. Hola Rosaura! Yo todavia no me dedico a vender tartas como vosotras, pero me lo estoy planteando, por ahora solo hago para familiares y amigos y solo me dan una pequeña donacion, ;).
    Le estoy dando muchas vueltas a los precios, y la verdad es que no estoy segura todavia, porque no se a cuanto cobrar mi tiempo de trabajo.
    Lo que si que tengo claro es que este mundo me encanta, y sea como sea no me voy a apartar de él! jijijij

    DEscansa pasatelo bien en la feria y volverás con las pilas cargadas!!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa, yo realmente no puedo opinar a fondo sobre el tema porque las tres tartas que he hecho son muy sencillitas y para casa, pero aún así opino como todas ya que a mi me ha llevado mi tiempo y que eso no se valore si que no tiene precio, el disfrutar y el amar lo que haces es lo mas importante y el que no lo quiera pagar que siga comprando las tartas en mercadona.
    Besotes y disfruta en la feria que yo lo haré en la de mi pueblo que también es este finde.

    ResponderEliminar
  13. Rosaura guapa, me he leido tú entrada enterita y bueno, que decirte, yo sólo llevo 3 meses en este mundillo y lo único que puedo decirte es que te relajes en las fiestas y ya verás como vienes con mono de fondant. La verdad es que la gente no valora el curro que dá una tarta. A mí la gente que ha visto las mías me dicen lo mismo "hay, yo quiero una para el cumple de mí niño!!! y cuando les digo el precio se les cambia la cara, pero yo ni caso, si las quieren bien y si no pues ya saben que se vayan al merca. Hay que valorar el trabajo que llevan estas tartas y además el que van personalizadas y en base a eso y al trabajo que te ha dado cobrarlas y cómo te he dicho si no las quieren allá ellos. Espero que se te pase el estrés que tienes ahora encima, por que sé de seguro que este mundillo no lo vas a dejar, por que atrapa un montón.
    Por otro lado darte las gracias por compartir la receta, me la apunto y cuando lo pruebe(que será pronto) te cuento y la tarta genial, ya la ví en Megasilvita en el concurso del día de la madre.. Bueno guapa un besazo enorme y mucho ánimo!!!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Rosa decirte que te comprendo y que soy de la misma opinion que Pilar,Flora,Karma.
    A mi tambien me encanta este mundo,ya sé que cuando terminas el encargo nos sentimos orgullosas de nuestro trabajo y de ver las caras de las personas que recogen la tarta. Y de que te llamen o escriban para decirte que estaba riquisima y la gente preguntando que quienla ha hecho.Pero no sabe la gente, las horas de trabajo,el estress,el perder horas de estar con tu marido,hijos o familiares,pero es que no se puede estar en todos los sitios a la vez.Pero esto al final te pasa factura.
    Yo no cojo mas de una a la semana,pero he pasado unas navidades,que no las quisiera volver a repetir:una para el dia 24 Nochebuena el 31,el dia 2 de enero que encima es mi cunpleaños y no me hago una para mi,el dia 8 de enero otra.No es que fueran todas a la vez,pero date cuenta que trabajo,que son dias de preparar comidas para llevar(las paso en casa de mi madre,junto con mis hermanos),quieres preparar comidas especiales,postres ,algun pastel o tarta.Son dias de ir a comprar los regalos,las tiendas llenas y casi no tienes tiempo para nada.
    He trabajado en un bar y he salido en verano a las 2.30 o tres de la madrugada,despues de 14 horas de trabajo me he tenido que poner a forrar la tarta y me ha dado las seis o las siete de la mañana y algunas veces ni me he acostado asi que te comprendo.

    POr eso te digo que la salud ante todo y tu marido cuidamelo que por lo que veo es un trozo de pan.Y si ahora estas así imaginate cuando tengas un bebé que necesita 24 horas de atención.
    Bueno Rosa guapa descansa esta semanita y pasatelo pipa en la feria.Y espero de corazón que te mejores de esa contractura y del estress
    Un beso guapetona.
    Mily.

    ResponderEliminar
  15. La tarta preciosa y ese zapato..... no tiene precio.
    Gracias por la receta la probaremos pronto,buenisima pinta.
    Otro besito.
    Mily.

    ResponderEliminar
  16. Rosaura, ¡qué bien lo describes todo! Así es justo como yo me siento siempre. Lo peor de todo es luchar contra el reloj, porque convierte nuestro hobbie en algo estresante. Me encantaría poder hacer las tartas siempre relajada, pero yo también trabajo y le dedico los ratos libres que no tengo. ¡Cuántas veces me he dicho: no vuelvo a hacer una tarta en mi vida! Y una vez acabada la que estaba haciendo, ya estaba pensando en la siguiente.
    Por último decirte que ese bizcocho de chocolate ¡lo tengo que hacer! Gracias por compartirlo.
    Estoy encantada de haber aterrizado en tu blog y de que tú hayas visitado el mío. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Se me olvidaba pedirte algo: por favor, pon o envíame una foto de ese maravilloso cortador de corcho y dónde lo compraste. Gracias.

    ResponderEliminar
  18. Te voy a pedir lo mismo de Paz,llevo tiempo buscándolo.
    Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  19. Holitas.

    Yo también quiero por favor que nos brindes información acerca de el cortador de corcho!!!

    Un besito

    ResponderEliminar
  20. Me identifico totalmente con tus palabras!!!!. Es cierto que hay quien me ha dicho que debería cobrarlas mucho más caras, porque conocen y valoran el trabajo y esfuerzo que llevan, pero son la minoría, por desgracia. Ojalá que eso vaya cambiando, pero sí, yo creo que, todas las que trabajamos el fondant, lo hacemos porque nos encanta y disfrutamos con ello.

    Por otro lado, venía a decirte que te pases por mi blog de tartas que te he dejado un premio. Espero que te haga ilusión!!!: http://beacakesandcakes.blogspot.com/2011/05/premio-para-mi-blog-dulce.html

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  21. enhorabuena por tu trabajo, me gusta muchísimo. Aprovecho mi visita para decirte que te he otorgado un premio y puedes pasar mi blog a recogerlo cuando quieras. besitos

    ResponderEliminar
  22. Hola, soy nueva en esto y me encantan tus trabajos, yo solo he hecho 3 tartas y la verdad es q me daría miedo hacer algo para alguien desconocido, quien sabe lo mismo algun dia me siento con confianza en mi misma para hacerlo. Tu tranquila que mas vale a hacer una tarta para quien la valore que diez para el que no lo hace.besos.
    por cierto te he dejado un premio en mi blog, supongo q ya tendras muchos pero este es el primero que doy y lo hago con muchisimo cariño. http://lasonrisamasdulce.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  23. Hola Rosaura, me quedo sin palabras despues de leer todo el post, me siento totalmente identificada con tus reflexion, tienes totalmente toda la razon, yo llevo poco tiempo con esto, en realidad 4 meses aunque todavia no lo hago profesionalmente ya que me han dicho que puedo llegar a tener problemas legales si no tengo establecida una empresa y aqui en el pueblo que vivo no son tan conocidas estas tartas tuve un encargo para una comunion y me la cancelaron por que el salon de banquete no la aceptaban asi que me senti muy decepsionada, por que me apasiona mucho todo esto, asi que de momento seguire regalandola a mis amistades.un besazo Miriam

    ResponderEliminar
  24. Hola Rosaura. primero felicitarte por tu blog, excelentes tus trabajos, y segundo este mundo es muy gratificante, es cierto que lleva mucho tiempo y la gente esto no lo valora, pero tambien es una terapia para nosotras, y la satisfaccion de ver la cara del cliente no tiene precio. besos guapa y adelante.
    www.tartasysouvenirs.blogspot.com
    aqui me quedo como seguidora...

    ResponderEliminar
  25. Ay, Rosaura, como te entendemos!!! me estaba viendo a mí misma en mi comedor! modelando a las 3 de la madrugada, o las 4, alguna noche sin dormir, y levantándome a las 7 para dar desayunos a mis tres niños de 4, 3 y casi 2 años.
    Nosotras hace seis meses que empezamos a hacer cositas para amigos y familia, pero sí que es verdad que la respuesta de la gente y el boca a boca nos ha venido fantástico, así que van saliendo cositas. Pero lo que es más cierto que nada es que esto no se hace solo por dinero. Si fuese solo por dinero yo no perdería horas de sueño como las pierdo.
    Muchas gracias por visitar nuestro blog, nosotras, que estamos encantadas con el tuyo y con tus trabajos, nos quedamos por aquí para aprender muchas cosas.
    Gracias por la receta de la tarta de chocolate, hemos visto el link y de verdad que es espectacular! A ver que tal sale porque nunca usamos aceite en los bizcochos.
    Un beso y nos seguimos viendo!

    ResponderEliminar
  26. Hola! estoy descubriendo tu blog, me encanta y me quedo!
    Suscribo todo lo que dices, es tanto trabajo... tanto tiempo empleado.... las tantas de la madrugada tarteando... pero se hace de corazón!
    Dejame decirte que tus tartas si están a la altura de las maestras que pueden cobrar 100 euros!
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Hola guapa.
    Te apoyo en lo que dices. La gente no valora este trabajo, pero no te agobies disfrútalo así es mucho más bonito, aunque siempre hay momentos de agobio...
    Pásate por mi blog que tengo algo para tí porque te lo mereces.
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
  28. La acabo de leer enterita, ja ja es que parecia que era yo, tengo una contractura en el hombro derecho, me va a costar el divorcio no estar co Pedro más tiempo y me he tenido q ir y montar un tallercito en casa de mis suegris por q aquí ya era horrible, y lo del precio igual ¿q pretendo cobrar een un pueblo y con mi experiencia? pues eso barato barato.Pero que sepas que tu tienes un acabado perfecto en las tarta ya me gustaria a mi, ves valorandolo poco a poco pues ese trabajo tendra q compensarse.
    Me ha encantado leerlo, es que llevo una racha con las comuniones que no veo nada a gusto y mucho menos me pararo a leer pero todo lo que has nombrado sirve para darme animos cuando me desespero. Mil besos artista
    http://unsabordulce.blogspot.com/ María

    ResponderEliminar
  29. Este mundo maravioso del fondant...y sus PUNTOS NEGROS...que mucho me identifico...este post es de 10 ,pido permiso para publicar un dia una entrada y un enlance a tu reflexion.Que suerte la tuia de ser tan cerca de Megasilvita-adoro su trabajo.Me encanta tu blog y tus tartas.Un besito guapa y descansa ...

    ResponderEliminar
  30. Hola, he estado mirando tu blog, me han gustado mucho tus tartas y cuando he leído este post, aunque es de hace ya un tiempo, no he podido evitar comentarlo. Me identifico plenamente con tus palabras. Aunque ahora estoy en paro, ha habido épocas en las que trabajaba o hacía algún curso y no daba más de sí. Un lunes por la mañana hace unos meses me desperté y literalmente no pude levantarme de la cama del dolor que tenía en la espalda. Estuve varios días en reposo, con anti-inflamatorios y luego con masajes. Todo por muchas horas trabajando en las tartas. Ahora tengo más tiempo, pero sigo sin poder decir que no a gente que me llama en el último momento para encargarte algo. Estaría bien que la gente se leyera este post y comprendiera el esfuerzo que supone cada tarta. Hoy mismo una conocida, que por otro lado es un encanto, me pide para este sábado una tarta de dos pisos para el bautizo de su niña. Y yo pienso para mis adentros ¿no sabría desde hace tiempo la fecha? La iglesia hay que reservarla con antelación, avisar a los invitados, etc. Y no puedo decirle que no, pero para ese mismo día tengo que hacer otras dos tartas y, la verdad, es un agobio.

    ResponderEliminar
  31. Hola Rosaura, ya han pasado varios meses desde que lo escribiste, pero tengo que decir que me lo he leído todo enterito porque me he sentido bastante identificada.
    De momento no me he puesto con las tartas. He hecho galletas decoradas con fondant y con glasa pero en septiembre tengo que hacer una tarta para un bautizo y ya estoy dándole mil vueltas a como la haré, que bizcocho pondré... y mil dudas más para organizarme con el tiempo de preparación y todo.

    Tengo que decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo en que la gente que no sabe todo lo que conlleva hacer esto y por eso les pueda parecer caro, pero desde luego son verdaderas obras de arte únicas y su valor está muy por debajo del real.

    Me quedo por aquí para ver las cosas tan bonitas que haces.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Chicas, muchas gracias por vuestro apoyo. No sabéis lo que me ayuda ver que a todas las que estamos metidas en esto nos pasa lo mismo, porque creo que esto va a servir para que poco a poco se vaya reconociendo nuestro trabajo.
    Aunque es un post de hace tiempo, cada vez que llega alguien nuevo por aquí y lo lee, se siente identificado...Espero que poco a poco esto que hacemos sacrificando tantas cosas se vea compensado...Un beso a todas!!!!

    ResponderEliminar
  33. Estoy absolutamente de acuerdo en todo. Me encanta ver que no soy unica en mi especie. Que barbaridad todas veo que tenemos los mismos problemas.
    Hay otro asunto que me encantaria cononcer.
    Si vendo una tarta por el valor que sea, en que forma esto podria ser ilegal y de que manera se realiza de forma legal la venta desde tu propia cocina de tartas fondant...

    ResponderEliminar
  34. Hola Rosaura.. he leido todo el post y la verdad me ha dado estress con solo pensar que a mí me está pasando lo de "que bonita tu tarta, cuanto vale??"y no saber que contestar... sobre todo porque sólo he hecho dos y la verdad me no me han salido mal... y me gustaría dedicarme más tiempo como hobby, ya que soy una loca de la respostería, sobre todo son encargos de amigos y familiares, pero claro, algo hay que cobrarles... y aquí estoy haciendo números y ni idea de qué contestarles sobre el precio... tu me puedes orientar... saludos desde Málaga

    ResponderEliminar
  35. Esta tarta es muy parecida a la tarta Guinnes, la diferencia està en que en vez de café, la guinnes lleva cerveza negra. Està buenísima. Encima la guinnes lleva frosting (nata montada con azúcar glas i queso tipo philadelphia.

    ResponderEliminar
  36. Hola soy una chica de Avila q viendo tu blog me siento muy identificada con esto de las tartas. Descubrí el mundo fondant hace una meses preparando la fiesta de cumpleaños d mi pequeño, y desde entonces me apasiona. Mi ultima tarta la hice con tu receta de bizcocho oscruro y fue todo un éxito. Y ese zapato q has hecho es inigualable, desde hoy seguiré tu blog d cerca. En esto también soy nueva y aunque todavía estoy poniendo mi blog al dia me gustaría q te dieras una vuelta y me des algun consejo. Un saludo y hasta pronto

    ResponderEliminar
  37. Hola buenos dias:
    Te queríamos hacer una consulta, queremos hacer la receta de la tarta para hornear dos moldes de 20 cm, pero tenemos una duda respecto a las cantidades que has utilizado, ¿para que medidas son?
    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  38. De casualidad buscando ideas de esas que cuentas en tu entrada he encontrado este blog y especialmente este post.... Y aunque tiene tiempo me ha apetecido contestar.
    No habría podido expresarlo mejor!!!! Cuánta paciencia y cuánto amor por la repostería tenemos qeu tener para hacer lo que hacemos...

    Me identifico con cada una de tus palabras y mi marido siempre me dice que no sabe por qué hago esto, que no es rentable, (Y menos en mi caso que son todas para amigos, familia... y la mitad las regalo como regalo de cumple o cosas así....) Pero ahí sigo yo... cabezona y aprendiendo... y por mucho que él me diga y reguñe.....ahí está también modelando muchas veces conmigo, amasando y coloreando fondant y mil cosas más (No he conseguido a día de hoy hacer bolas de fondant tan redondas y perfectas como él!!!!!)

    En fin... que por aquí me quedo y ya no me voy y que pese a todo.... Creo que ninguna renunciaría a hacer lo que hacemos verdad???

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  39. ¡Hola! He utilizado este bizcocho para hacer una tarta y la he puesto en mi blog(recién abierto), espero que no te importe, por supuesto he indicado que la receta te la había copiado! :P
    Y está delicioso, por cierto, buenísimo!

    ResponderEliminar
  40. Hola Rosaura..entre a este blog por casualidad y me encanto esta receta de torta, mi nieta cumple ahora el 15 de mayo 6 añitos y se la voy a hacer. Muchisimas gracias y muchos exitos!!!

    ResponderEliminar