lunes, 27 de diciembre de 2010

Tarta de bodas

Estaba deseando publicar esta entrada, no sabéis las ganas que tenía. Y aunque ahora mismo estamos con el espíritu navideño a flor de piel y lo que pega es publicar tartitas navideñas (que también las tengo, eh, tiempo al tiempo), tenía pendiente publicar esta mesa de postres y no quería esperar más.
El 26 de noviembre se casaron Ali y Jorge, nuestros amigos. La verdad es que era una boda muy deseada y esperada por todos, y tengo que decir que la espera mereció la pena, fue una boda preciosa y nos lo pasamos genial.
Después de hacer la tarta de mi boda y las galletitas de recuerdo, me ofrecí para hacerles a mis amigos lo que ellos quisieran. Ali me dijo que la tarta de mi boda le gustó mucho, así que me lancé a hacerle la suya. He tenido unos meses para pensar en el diseño, en el tamaño, en los pisos que iba a hacer. He buscado imágenes de tartas de bodas por todo internet (cuáaaanto me queda por aprender!!!) y fui haciéndome una idea de lo que les iba a hacer. Conocer a los novios y que además sean unos grandísimos amigos desde hace muchos años facilita las cosas, porque la verdad es que cada vez iba teniendo más claro qué les podría gustar y qué no. Tuve la suerte de ver el diseño del traje de la novia con mucho tiempo de antelación, así que también tenía ya elegidos los colores, porque tenía que ir a juego, claro... Y poco a poco , fui añadiendo elementos a la tarta: otra tarta con los muñecos, unos cupcakes haciendo juego con la tarta, una cupcake tower con los cupcakes de chocolate que a ellos les encantan, y la cupcake tower para los niños. Al final les hice una mesa de postres, y aunque me hubiera gustado hacerles más cositas (macarons, bizcobolas), creo que les gustó mucho.
Éstos son los cupcakes de chocolate rellenos y cubiertos con frosting de queso philadelphia y chocolate. Para mí los mejores sin duda, y la verdad es que a parte de los cupcakes para los niños, éstos fueron los primeros en acabarse.


Ésta es la tarta pequeñita que le hice con los muñecos de los novios. Los trajes de los novios son iguales que los reales. No sé qué le pasó a la novia, creo que la coloqué antes de que se secara del todo, porque menguó de tamaño y se dobló hacia un lado, aunque con tantos nervios no me extraña que algo saliera mal...

Ésta es la cupcake tower de los niños, con obleas de hello kitty y bob esponja. No eran muy elaboradas, pero ya os digo que esa semana fue muy intensa, y no me daba tiempo a hacer más... Aún así, volaron, y los niños estuvieron toda la cena diciéndole a la novia que ya habían cenado, para que le dejaran coger sus magdalenas.

Hasta aquí habéis visto las fotos "buenas" que me hizo Marina de la Rosa. Ella es la mejor amiga de la novia, y les hizo el reportaje de fotos. No sabéis las fotos taaan chulas que les ha hecho, son impresionates, bonitas, originales, muy profesionales. Ella es la que me ha diseñado el blog, y me ha hecho alguna que otra foto de mis tartas. Podéis ver sus trabajos aquí, aquí o aquí.
Os dejo algunas de las que hice yo. La fotografía no es lo mío, lo sabéis, pero ese día es que no daba pie con bola... Cuando me ofrecí a hacerles la tarta lo hice de todo corazón, además me hacía muchísima ilusión hacerles ese regalo. Pensé que si fui capaz de hacerlo en mi boda, en la que toda la comida la hicimos nosotros, compramos las bebidas, bueno, hicimos todo, con los nervios que todo esto conlleva... para la boda de otro lo iba a poder hacer con los ojos cerrados. Pues estaba equivocada. Primero porque mi boda fue en un jardín, sin catering, nosotros nos servimos, no había servicio de mesas ni nada, la tarta la corté yo (100 raciones en 10 minutos, jaja), y si faltaba tarta (que no faltó, eeh) o se me rompía una ración la cortarla, pues no pasaba nada, además era mi boda, no iba a poner en ningún compromiso a nadie más que a mí misma. Pero hacer esta tarta para unas 120 personas para una boda que se celebraba en un restaurante era otra cosa, es mucha responsabilidad. Para empezar, la tarta era imposible transportarla montada, yo creo que pesaba más que yo... (desde luego, cuando la puse en la encimera de mi cocina, era más alta que yo...aunque esto tampoco es que sea muy difícil...jajaja). Así que tuve que llevarla desmontada el día antes al restaurante. Allí habían montado en el salón donde iba a ser la cena, una mesa al fondo para las tartas. El dueño estuvo allí mirando cómo la montaba, y como nunca había visto una tarta fondant me estuvo preguntando cómo se partía, cómo se conservaba, cómo lo hacía... y yo mientras pegando las cenefitas que traía hechas en una bolsita de congelación con las manos temblando de los nervios... Llevaba un tarrito con glasa para pegar las mariposas, el alisador de fondant para arreglar posibles arruguitas, el cuter para recortar las cenefas, una caja con las rosas, otra con las mariposas...Y ya Gonzalo había dado dos viajes para llevar las cupcakes y los primeros pisos de la tarta... Ah, y a todo esto, el novio delante viéndolo todo! Vamos, que aunque yo no soy una persona nerviosa, ese día temblaba como un flan...

El día de la boda, entre el frío que hacía y los nervios...seguía temblando! Para colmo, yo leía en la ceremonia, y les escribí yo misma una palabras hablando sobre ellos, sobre su relación y nuestra amistad, así que tenía los sentimientos a flor de piel. Me puse muuuy nerviosa al leer, me temblaban los labios, las manos, uuf, qué nervios pasé! Y ellos estaban igual, descompuestitos, vamos!
Cuando llegamos al restaurante, lo primero que hice fue pedirle al camarero que me dejara entrar al salón para ver si se le había caido algo, alguna mariposa, yo qué sé...Estuve toda la noche antes pensando en si todo estaría en su sitio cuando llegara... cuando por fin comprobé que estaba todo bien, Gonzalo me preguntó: qué, te has tranquilizado ya, ahora que ya ha pasado todo? Y no, la verdad es que no, que quedaba lo peor...La novia aún no había visto la mesa de los postres, ni los invitados, claro, y además quedaba todavía comprobar que había tarta para todos los invitados. Una vez que la cortaron, tuve a Gonzalo un buen rato  levantándose para ver cuántas mesas quedaban aún por servir tarta y cuántos pisos quedaban... Éste fue el peor momento de la noche... Hacía un rato que el camarero que iba a cortar la tarta me preguntó cómo la tenía que cortar, y si iba a haber tarta para todo el mundo. Uuuf, no sabéis qué mal rato pasé... Al final, la tarta de los muñecos sobró enterita (unas 25- 30 raciones), así que después de ver a todo el mundo con su tarta, pude respirar. Me di cuenta de que casi no había comido con los nervios, y me comí mi tartita con unas ganas!!!

Abajo la foto de la mesa entera. Durante la cena hubo muchos invitados que se levantaron a hacerse fotos con las tartas. 

Unos detallitos:
Las iniciales de los novios:

Las mariposas haciendo juego con las de la tarta:


La tarta de los novios, ésta menos seria que la otra:

Y aquí los novios delante de la mesa:


Los dos iban guapísimos, y Ali es la novia que más he visto disfrutar durante los preparativos y durante su boda. Se lo pasó pipa y nos lo hizo pasar estupendamente. Hasta las 7 de la mañana estuvimos bailando, con eso os lo digo todo...

Abajo podéis ver el revuelo que se armó con las cupcakes de los niños, todos alrededor de los novios gritando: "Yo ésta! "para mí ésa!!!"

Y es que las cupcakes dieron mucho juego... verdad Ale???

Maite y Ale disfrutando de una cupcake...

Jorge y Ali,  ya sólo me queda decir que estoy muy contenta de haber hecho vuestra tarta (a pesar de los nervios!!!!). Ya os dije en la ceremonia que estamos muy orgullosos de teneros como amigos, que estáis siempre, en lo bueno, en lo malo y en lo regular, que nunca nos falláis... Siempre nos vais a tener como amigos.
Muchas gracias por dejarnos participar de esta manera en vuestra boda, nos lo hicisteis pasar genial, nunca lo olvidaremos.
Vivan los gitanos!!!!!!!!

martes, 21 de diciembre de 2010

Tarta Naipes con baraja española para Antonia

Hace algunas semanas Antonia me mandó un email comentándome que había visto mis tartas en el blog y que quería encargarme una como la de los naipes que he hecho un par de veces. Por poco no pude hacerla porque me la pidió un martes o miércoles para ese mismo fin de semana, y la verdad, entre el trabajo y los encargos tengo el tiempo muuuuuy justo, tengo que organizarme hasta el último minuto perfectamente para que me dé tiempo a todo. Al final, como esa semana sólo tenía dos tartas y no llevaba muñecos se la pude hacer. Aunque al final en hacer las cartas tardé más tiempo de lo que había pensado en un principio, no era tan fácil como pensaba... Antonia quería que las cartas fueran de la baraja española, y sinceramente es más difícil hacer el tres de oros o el dos de copas que el as de corazones (se hace con un cortador). Al final, después de mucho probar quedó así...

El que menos me gustó como quedó fue el uno de bastos...como me dijo una bruja cuando la vio, parece más un pimiento chili que el uno de bastos, pero bueno...hice lo que pude...

El 4 de espadas creo que quedó muy bien...

Y aquí el detallito de los dados y el cubilete. Mi padre cuando la vio me dijo que sí, que estaba bien, pero que tenía un gran fallo: al parecer según el palo al que pertenezca la carta, la "rallita" que enmarca la carta tiene uno, dos, tres o cuatro tramos. La verdad es que no tenía ni idea, y eso que me he echado mis buenas partiditas de solitario (me enseñó mi abuelo) y de cinquillo con mis abuelos y el resto de la familia. Cuando éramos pequeños, mis primos, mi hermana y yo íbamos a casa de mis abuelos y sacábamos un tarro de cristal enorme que mi abuela guardaba en un armario y que estaba lleno de pesetas, pesetas muuuy antiguas, que ella guardaba en el tarro desde hacía años. Jugábamos los cuatro unas cuantas partiditas al cinquillo apostándonos las pesetillas de mi abuela, y cuando acabábamos de jugar, devolvíamos religiosamente tooodas las pesetas, las ganadas y las perdidas, al tarro de mi abuela. Y aquí acaba mi relación con el juego...jajajaja, por eso no tenía ni idea de lo de las rallitas.
Bizcocho de brownie de chocolate negro, bañado con almíbar de chocolate y canela y relleno de buttercream de fresa.
Gracias Antonia por confiar en mí para vuestra tarta.

jueves, 16 de diciembre de 2010

TARTAS DORA EXPLORADORA POR TRIPLICADO!

Sí, sí, esta semana pasada he hecho a 3 Doras exploradoras!!! Qué éxito tiene esta niña! Una me la encargó Pilar para regalársela a Ana, una peque que cumplía 3 añitos. Había escuchado hablar de mis tartas, su hermana probó y vio la tarta de pocoyó para Rodrigo y le habló de la tarta. Pilar vio el blog y me hizo el encargo (y una compi del trabajo de Pilar también me encargó una, en cuanto pueda la subo que quedó muy chula).


Ésta es la tarta que le hice a pilar:


 


Y las otras dos me las encargó Fabiola para el cumple de sus dos sobrinas gemelas, Violeta y Victoria. Éstas dos tartas me dieron un poco de guerra, porque al ser dos tartas para dos gemelas, tenían que ser exactamente iguales, para evitar posibles conflictos... Y al hacer los muñecos a mano, sin moldes ni nada, es muy difícil que te algan dos muñecos iguales, así que lo tenía complicado. Al final opté por ir haciendo todo a pares: una cabeza, otra cabeza; hacía un brazo derecho, enseguida hacía otro brazo derecho...es la única manera que encontré de que me saliera lo más parecido posible...

Aquí tenéis las dos tartas juntas.




Aquí Botas dándose un bañito en el río...


 Algunos detallitos...




No salieron exactamente iguales, pero sí parecidas...





Y de momento hemos acabado con Dora...a ver hasta cuándo! Espero que a Ana, Victoria y Violeta les hayan gustado sus tartas, Felicidades a las tres!!!!
Y a Pilar y a Fabi muchas gracias por confiar en mí para las tartas de las peques!

domingo, 12 de diciembre de 2010

TARTA PARA UN TRIATLETA

Pues ya estoy aquí con una de las tartas atrasadas que tengo por publicar (y cada vez hay más..). Esta tarta me la pidió Marina para sorprender a Christian por su cumple. Le pregunté qué tema quería para la decoración, y tal como pronuncié la frase, me di cuenta de que la pregunta era absurda: la tarta tenía que ser de un triatleta! Y es que Christian es MUY TRIATLETA, los que lo conocen me entienden... Está dedicado en cuerpo y alma al deporte, como dice su mujer: UN TRIATLETA NUNCA SE CANSA... (Ay, Marina, cada vez que pienso en esta frase me acuerdo de la despedida y parto de risa...) Así que aquí está él, con su inseparable bici, por los caminos de tierra que hay cerca de donde vivimos, porque somos prácticamente vecinos, haciendo un descansito sin que le vea nadie...jejeje


La Florida es la zona donde viven, por eso lo de I Triathlon La Florida. Y patrocina Peluquería Por los Pelos, que tiene mucho que ver con este deportista de élite (vamos, que es suya...). Abajo la espalda con el dorsal con la publicidad del patrocinador.

Y aquí una vista desde arriba para que podáis ver bien la bici. Creo que para haberla hecho justo después de la boda (del jaleo de las tartas, cupcakes, etc y dé la resaca del fiestón) quedó muy graciosa. Sé que a Christian le gustó mucho, y que incluso bajó a enseñársela al vecino, así que prueba superada.

Por cierto, habréis notado que en esta entrada las fotos no tienen nada que ver con las que suelo colgar...jejje, ya sabéis que la fotografía no es lo mío... Éstas son las fotos que le hizo Marina a la tarta de su marido, es una profesional de la fotografía, tiene un estilo muy personal, podéis ver sus trabajos aquí o aquí. Como ella le había hecho fotos a su tarta, aprovecho y cuelgo las suyas... Marina, mis tartas en tus fotos parecen mucho más bonitas, ya te lo he dicho varias veces, muchas gracias!

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Tarta osita para Isadora

Vaya retraso que llevo con la publicación de las tartas...La verdad es que no tengo tiempo pa ná, pero tartas hago aunque no las publique, eeeh. La semana de la boda de mis amigos Jorge y Ali tuve muchísimo trabajo, toda la semana dedicada a la mesa de postres. El mismo día de la boda fue el cumpleaños de Isadora, la hija de Isabel, una amiga de mi madre de hace muchos años. Isabel siempre se ha portado conmigo genial, así que a su niña le tenía que hacer una tarta, además se la había prometido hacía tiempo. Para el mismo día no pudo ser, pero al día siguiente de la boda, con todo el cansancio acumulado de la semana de trabajo y de la noche de la boda que fue muuuuy intensa, le hice esta tarta.
Isadora es ya toda una señorita, y ella que había visto casi todas mis tartas, hacía ya mucho tiempo que eligió la tarta que le hice a Carmen (podéis verla aquí) para su cumple, y ésta le he hecho, no del todo igual, pero el topper sí es el mismo. Os dejo con algunos detallitos:



Isadora, felicidades, guapa, espero que la tarta te gustara.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Receta Brownie de chocolate blanco y paso a paso cómo preparar un bizcocho para una tarta fondant

La entrada de hoy es por fin una receta (uuueeee). Llevo mucho tiempo queriendo poner las recetas de los bizocochos y rellenos que hago para que os animéis a hacerlos (aunque sé que más de una y de uno prefiere que los siga haciendo yo...jajajaja). Con tanta tarta y el trabajo nunca tengo tiempo de colgar entradas que no sean del resultado final de las tartas, pero hoy me he tomado la tarde libre (yuuuuhuuuu), que estoy resfriadita y me merezco una tarde de sofá...no?
Ayer  le hice una tarta a unos amigos (ya os la enseñaré), y aproveché que iba más tranquila de tiempo para hacer unas fotillos al bizcocho. Siento decir que cuando llegué al último paso se me olvidó seguir con las fotos, pero bueno, yo os lo explico y ya está. En la próxima tarta haré fotos de este paso y las añadiré.
El bizcocho de hoy es un Brownie de chocolate blanco. La receta es de megasilvita. Se puede hacer exactamente igual de chocolate negro, y os tengo que decir que tanto uno como otro están RIQUÍSIMOS! Además es muy fácil de hacer, así que no tenéis excusa. Yo lo hago en thermomix (aún no tengo la Kitchen Aid...tiempo al tiempo...), pero se puede hacer perfectamente sin ella. Eso sí, tendréis que tener una batidora potente, porque si no vais a acabar con el brazo destrozado.
Aquí va la receta: para un molde de unos 20cm de diámetro más o menos he utilizado una receta de 6 huevos. Estos bizcochos se miden por huevos, el mismo peso de los huevos será el peso del resto de los ingredientes:

  • 6 Huevos (los pesamos sin cáscara y anotamos el peso) *
  • El mismo peso en azúcar
  • El mismo peso en chocolate (blanco o negro, en este caso blanco)
  • El mismo peso en margarina
  • El mismo peso en harina
  • Levadura (seguir las equivalencias en harina de la marca que usáis. Más o menos da a una cucharada y media por cada 4 huevos)
  • Puedes añadirle unas gotas de esencia de vainilla o una cucharadita de azúcar vainillada, opcional
*Nota: un huevo mediano pesa aproximadamente 50 gr, por lo que para esta receta he utilizado 300 gr de todos los ingredientes.

Ponemos el horno a precalentar a 165º (esto tendréis que ir controlándolo poco a poco, cada horno es un mundo: mi horno suele calentar más de la cuenta, y lo pongo a 155º porque si no me sale demasiada chepa en el bizcocho. Pero la receta original es a 165º)

Lo primero que tenemos que hacer es pesar los huevos sin cáscara. Yo los echo directamente en el vaso de la thermomix con la balanza activada. Anota el peso en algún sitio por si te despistas y no te acuerdas luego de cuánto pesaba (en este bizcocho el peso era de 300gr)


A continuación, pesa el resto de los ingredientes por separado: el azúcar lo puedes echar directamente en el vaso porque se bate junto a los huevos. Pesamos el chocolate y reservamos. 

 Pesamos la margarina y reservamos.Pesamos la harina y reservamos Al bol de la harina le añadimos la levadura y mezclamos bien.



Ahora ponemos la máquina en marcha con los huevos y el azúcar: 5 minutos, 37º, velocidad 5. Una vez que pare, volvemos a batir dos minutos a velocidad 5 esta vez sin temperatura.
Mientras se baten los huevos y el azúcar, vamos derritiendo el chocolate en el microondas (también se puede hacer al baño maría, pero para mí sinceramente es mucho más cómodo el micro). Sólo hay que tener cuidado de hacerlo poco a poco, pues si el chocolate se quema...tendrás que tirarlo! Ve probando con medio minutito cada vez y removiendo para que se vaya homogeneizando la temperatura. No hace falta calentarlo mucho, sólo que se derrita.

 
Una vez que esté derretido déjalo que temple un poco y reserva.

Cuando acaben los dos minutos últimos de batido del huevo y el azúcar, tendrá que quedarte una cosa así:

Es el momento de añadir la margarina, y batir en velocidad 5 unos segundos hasta que quede bien integrado.



A continuación paramos la máquina, añadimos el chocolate derretido y mezclamos en velocidad 5 unos segundos hasta que quede todo bien integrado.
Y por último, con la máquina en marcha, ve añadiendo la mezcla de harina y levadura poco a poco, a cucharadas, hasta acabar y comprobar que está todo bien integrado.


 

 Para preparar el molde tienes varias opciones: engrasarlo y enharinarlo (encamisarlo, vamos, como toda la vida); o si tienes un spray desmoldante de repostería, úsalo, es mucho más cómodo y los bordes del bizcocho te quedan mucho más lisos. Pero si lo que quieres es un bizcocho bien alto o un bizcocho inclinado, tendrás que "subir las paredes del molde". Esto se hace con papel vegetal, y para que no estropees los laterales de tu tarta con bollos, pliegues o boquetes que se notarán perfectamente con el fondant, hay que hacerlo bien. Aquí podéis ver cómo se forra un molde con papel vegetal. Aunque en la imagen se vea un molde cuadrado, se puede hacer perfectamente con un molde redondo. Sólo tienes que engrasar bien el molde primero con margarina para que el papel se adhiera bien a las paredes.
Yo en este caso hice un bizcocho normalito, así que con el spray desmoldante ma apañé.



Y ya sólo nos queda verter la masa del bizcocho en el molde y hornear.

Sobre el tiempo de horneado, no os puedo decir...cada horno es un mundo, y depende de la cantidad que hagáis. En mi horno, un bizocho de 6 huevos, tarda más de una hora, y además depende de si es el primero que horneo ese día o no, del molde que utilice...Lo único infalible es pinchar con una brocheta el centro del bizcocho, y si sale limpia es que está listo. Importante: NUNCA HABRÁIS EL HORNO DURANTE LOS PRIMEROS 35 MINUTOS mínimo. A partir de ese momento, vigilad el bizcocho, y sólo pinchad cuando creáis a simple vista que está hecho.
 Una vez horneado,  dejar enfriar el molde. Cuando esté frío, desmoldar sobre una rejilla y dejar reposar (si es para hacer una tarta fondant al menos de un día para otro). Cuando lo saquéis os va a quedar una cosa así, con una chepa enooorme:


Para prepararlo para una tarta fondant hay que ponerlo ·"guapo" y quitarle esa chepa y todo lo que le sobresalga.


Yo primero utilizo un cuchillo de sierra grande para nivelarlo.

(Lo que sobra no lo tiréis, eeeh, con eso podéis hacer bombones, ya os pondré la receta. Los bombones de mis tartas de caja de bombones están hechos de recortes de bizcochos)

Para terminar de darle forma, puedes utilizar un rallador finito (cuidado que no se te rompa el bizcocho!)

Una vez que tengáis los bordes lisitos y el bizococho bien nivelado, dale la vuelta: el culo del bizcocho es mucho más liso y plano que la parte superior, y esta cara será nuestra partde de arriba de la tarta
Y ya a laminarlo! Yo utilizo en laminador de bizcochos (uno mu malo y barato de Ikea, estoy deseando comprarme uno mejor). Hay gente que no le gusta el laminador y utiliza el cuchillo de sierra, eso ya comoo os manejéis mejor.
:


 Una vez que están todas las capas cortadas, hay que señalar con palillos de dientes cada capa, para que cuando lo estés rellenando sepas dónde iba cada lado del bizcocho (esto es importante, porque aunque creas que te ha quedado perfecto, si no pones después cada parte en su sitio, se te puede descuadrar el bizcocho y notarse después las capas a través del fondant.

Aquí tenéis las capas y el interior del bizcocho.

Y a rellenar!!
En este caso he utilizado almíbar de chocolate y canela y nutella casera de relleno (uy, de esto sí que os tengo que poner la receta, está...mmmmmmmmm) Coge la primera capa del bizcocho, baña en almíbar y añade el relleno.

El almíbar lo echo en un biberón de cocina, para mí es más fácil de echar así. Con una brocha voy extendiéndolo.



Para extender el relleno lo mejor es una espátula pastelera, pero si no tienes puedes usar el canto de un cuchollo de untar. Pon la segunda capa encima y repite la operación. Y así hasta acabar con todas las capas. Una vez que tengamos la "tapa del bizcocho" sólo nos queda cubrir la tarta. Hay que poner una capa fina y lisa, mejor hacerlo con espátula. De este paso es del que no tengo foto... a ver si me acuerdo y se la hago en la próxima tarta.
Si ves que la tarta no te queda muy firme y te bailan un poco las capas, métela un rato en la nevera, se endurecerá un poco el relleno y no se te moverá. Te resultará más fácil cubrirla.
Y a decorar!!!
El paso a paso de torneado y laminado sirve para todos los bizcochos. Os pongo unas fotos de los bizcochos que hice para la tarta de bodas que hice la semana pasada:
Los monté para ver la altura que tenían, todavía no estaban rellenos ni cubiertos, sólo laminados... Ya os enseñaré la tarta, estoy deseando!!!
Y por último, espero que alguien se anime a hacer estos bizcochos, son muy fáciles y rápidos de hacer, lo más largo es el horneado, pero eso lo hace el horno...